Tiempo Fuera

¿No les ha pasado que se encuentran frente a la página en blanco con millones de ideas en la cabeza pero no logran hacer la conexión cerebro-dedos para escribir? ¿O quizá se sienten abrumadas por estas mismas ideas o por el día a día y no logran concentrarse?
A mí sí me ha pasado y me siento terrible porque a pesar de que trato –si todavía después de 4 años escribiendo–, de hacer de la escritura una disciplina diaria, hay días en los que no logro escribir ni una letra. Estoy segura que más de una de ustedes les ha sucedido, bueno, quiero decirles que es normal y que está bien. No están pasando por el temido “bloqueo” o “síndrome de la hoja en blanco”. Simplemente es parte de la dinámica de ser escritor.
No soy una experta y solo hablo desde mi experiencia y las experiencias que comparto con mis colegas escritoras y lo que he concluido es que cuando esto sucede lo mejor es tomarse un tiempo fuera.

Olvidarse por unos días de la historia, salir de paseo, ir a tomarse un café con amigas, si es posible irse de vacaciones y estoy segura que las ganas de sentarse a escribir y volcar todas las ideas en el papel vuelven.
Yo comparo esa situación con ese problema al que le das vueltas y vueltas y no consigues solucionar y de repente viene alguien y en cinco segundos te ofrece la solución o tú misma cuando te alejas un poco y decides mirar el problema desde otra perspectiva te das cuenta que el problema no era tan grave como lo habías pensado. Solo tenías que alejarte un poco, tomarte tu tiempo fuera.
Tal vez estamos tan involucradas en nuestra historia, tenemos tantas ideas, tantas escenas en nuestra cabeza que quieren salir que todas se atascan exactamente en el canal de comunicación del cerebro a los dedos. Se quedan todas ahí queriendo salir pero sin dejar salir a la otra, no sé, así me lo imagino pero en nuestra cabeza y lo que sentimos es frustración porque no podemos sentarnos a descargarlas de una vez.
El tiempo fuera te ayudará a ordenar tus ideas, eso y una libreta donde puedas escribir todas las ideas que tienes por muy absurdas que te parezcan, te ayudará también a ganar tiempo porque mientras más abrumada estés menos escribirás y por supuesto será más tiempo en el que la historia se queda “congelada” en tu cabeza. Ese tiempo fuera te relajará a tal punto que cuando te vuelvas a sentar a escribir estarás más enfocada y entusiasmada.
En lo personal creo que es necesario el ese momento de retiro, ese descanso necesario, esos días divorciada de la historia, porque me ha sucedido que he llegado a sentirme frustrada y de mal humor con lo que escribo solo porque no puedo concentrarme y mis dedos no expresan lo que está en mi cabeza. Cuando siento que esto está empezando a suceder de inmediato me retiro y me ordeno.
¿Cómo reconoces que necesitas ese tiempo fuera? No soy ninguna experta, lo repito, pero el síntoma principal es que no puedes escribir nada a pesar de tener miles de ideas. Otro síntoma obvio es que detestas todo lo que escribes así en tu cabeza se vea como la escena perfecta. Otro síntoma que sonará gracioso pero es parte del proceso, es que buscas cualquier excusa para no sentarte a escribir (ver cualquier estupidez en internet, pararte a hacer un café, chatear, revisar las redes sociales, etc).
Traten de reconocer cuando necesiten un tiempo fuera, les ayudará a concentrarse, a relajarse y a que el producto final sea justo lo que desean que sea.

A veces necesitamos un tiempo fuera
Si te gustó este artículo compártelo o deja tu opinión aquí abajo, es muy importante para mí saber como lidias con esos momentos.
Twitter: @HMoranHayes
Google+: +HelenaMoranHayes
IG: @OhHelenita

Anuncios

Precaución

A veces escribo como lectora y leo como escritora. A veces hablo como lo que soy, una escritora y una lectora.
Pero cuando leo como escritora siempre pongo especial cuidado en ciertas escenas. Desde como se desarrollan hasta como es el desenlace y a hasta me invento como yo lo hubiese hecho de haber sido la escritora.
Cuando escribo también soy precavida en ciertos aspectos de mi novela.
Yo entiendo y eso lo hemos hablado varias veces que los personajes a veces parecen que tuvieran vida propia y tomaran control de las acciones, escenas y diálogos, pero uno también tiene que poner mano dura (como diría mi mamá) y no dejarlos hacer lo que a ellos les da la gana, especialmente si sus acciones ofenden o incomodan al lector.
Para mí, lo especial de la novela romántica (sobre todo la contemporánea y/o chiclit) es que sus conflictos siempre tienen solución (usualmente la más conveniente para los protagonistas y para el lector) cosa que me agrada, porque yo leo para relajarme, a menos claro, que lea suspenso o terror.
Pero si leo romántica sé que los conflictos se resolverán ¡Ah! ¿Pero cómo? ¿Cómo el carácter principal resolverá todos sus problemas? (problemas que te pueden ocurrir a ti o a mí).
Como se desenvuelve la trama es tan importante como el final de la historia, por eso hay que tener mucha precaución cuando se escriben ciertos tipos de escenas.
Las violaciones o las agresiones físicas a mujeres son un tema muy delicado de escribir. No toda lectora de novela romántica se siente a gusto leyendo como se narra una violación, creo que el asesinato es más aceptado y supongo que tiene que ver con la dignidad. Al final para una mujer su dignidad es lo único a lo que se puede aferrar sin importar que le arrebaten lo demás. Cuando en una escena le arrebatan la dignidad a una mujer ya no queda nada.
Y la lectora lo siente. Siente la impotencia, la tristeza y la rabia. Siente que ha sido enfrentada a un monstruo que nadie desea ver y menos en una lectura de relajación o escape (lo que es la novela romántica para mí por ejemplo).
La infidelidad es otro tema muy delicado porque no todas las lectoras perdonarían una infidelidad sin importar cuanto amor exista entre los personajes.
Aunque he leído novelas donde alguno de los personajes ha sido infiel y se ha desarrollado la novela bastante bien, hay lectoras que han quedado como con una piedrita en el zapato. No molesta pero incomoda.
Yo siempre digo que hay que ser muy precavida con lo que se lee (aunque nunca me hago caso y termino leyendo cuanto libro cae en mis manos), creo que hay que tener precaución al escribir. ¡Cuidado! No digo que se limiten ni que se coloquen ataduras, al final la escritura es nuestro único medio para andar en otros mundos sin nada que nos retenga.
Pero siempre tengan precaución con lo que escriben, sobre todo si el tema les incomoda. Quizá la salida no sea la más conveniente ni para los personajes, ni para la escritora ni para el lector.
Como todo en la vida hay que ser cuidadosas antes de meternos en aguas que no sabemos si podemos navegar.

La revista! – Escribe Romántica


Por experiencia propia, sé cuán difícil es conseguir información para escribir sobre temas específicos en español. Las escritoras muchas veces tenemos que hacer esfuerzos sobrehumanos para poder conseguir tal o cual información. Y, a pesar de que en inglés esta información está más a la mano, las escritoras que por fortuna tenemos la capacidad de hablar el inglés como segundo idioma no la pasamos más fácil.

Cuando me propusieron participar en el equipo de Escribe Romántica, La Revista no dudé ni un segundo en aceptar. El concepto de la revista está dirigido a escritoras de habla hispana. Nuestra intención es que sea un manual específico para escritoras y aspirantes a escritoras. Cuando Jonaira y Sianny me comentaron este concepto me alegré, no solo por mí, sino también por la cantidad de escritoras que se beneficiarán con este proyecto.

Con esto no quiero decir que nuestras lectoras no lo disfrutarán. Hallarán hermosos relatos, poesías y escritos de nuestras colaboradoras. Las escritoras que estamos empezando en esta hermosa aventura también nos veremos beneficiadas ya que podremos encontrar entrevistas a escritoras consagradas, en las que recibiremos clases magistrales, consejos o simplemente conoceremos las experiencias de estas escritoras.

Una de las cosas que más me emocionaron del proyecto es que la revista está abierta a recibir la colaboración de cualquiera de nosotras. Para muchas puede ser un puente para darnos a conocer en nuestra comunidad y participar de manera activa en ella. Si estas interesada no dudes en contactarnos, este proyecto es una ventana más para darnos a conocer como escritoras y para que las lectoras de nuestro idioma aprecien todo el talento que las escritoras de nuestra lengua pueden ofrecer.

Uno de mis segmentos favoritos es el Mini Coaching de Lilly, que en cada entrega nos dará consejos prácticos para utilizar las herramientas de escritura de manera adecuada. Eso, junto con el talento de cada una… ¡imagínense!

Yo, como orgullosa integrante del equipo de Escribe Romántica web y revista, les invito a formar parte de nuestro equipo de colaboradoras y les agradezco de antemano –estoy segura de que puedo hablar por todas– el apoyo que, estoy segura, todas ustedes nos brindarán.

Aquí pueden bajar la revista!

Por ahora, la publicamos en SCRIBD:

Y en ISSUU:

Cualquier duda, inquietud u opinión pueden hacerla llegar al correo escriberomanticalarevista@gmail.com y con gusto les responderemos.

Un millón de gracias a todos las colaboradores que han puesto un granito de arena en esta edición: MARÍA CRISTINA FALERONI, ANNA KARINE, GUADALUPE CUAHONTE-GARCÍA, RIVELA GUZMÁN, IRENE COMENDADOR, NOELIA AMARILLO, JUNGLA SLAM, SHOSHANNA EVERS, PATRICIA O. (PATOKATA), OLGA SALAR, BARB CAPISCE, DAPHNE ARS, AEREN, STEFANÍA GIL y DANTE ROMERO. Esperamos que en próximas se unan muchos más.

Un abrazo.
Nos leemos la próxima semana

@OhHelenita
https://www.facebook.com/HelenaMoranHayes

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora